La sonrisa de Sara

La sonrisa de David
23 febrero, 2017
Mostrar todo

La sonrisa de Sara

Sonreír e intentar que toda la gente que me cruce por el mundo esboce una sonrisa, que mejor que compartir la felicidad o momentos felices.

Para aquellos que no me conozcáis, soy maestra de Educación Física, Psicopedagoga, tengo un máster en Orientación Educativa y actualmente estoy haciendo un Doctorado en Psicología de la Educación. Cómo podéis observar me apasiona la educación, pero a su vez, me apasiona viajar, y sobre todo, vivir en otros países, ya que me da la oportunidad de poder aprender diferentes culturas y descubrir nuevas formas de ver y vivir la vida.

Me considero una persona cariñosa, sonriente, positiva, con mucha energía, inquieta y valiente.

Siempre he tenido una vida corriente, estudiando, trabajando y disfrutando de los pequeños detalles del día a día, pero… todo cambió cuando decidí hacer un Servicio de Voluntariado Europeo en Minsk Mazowiecki, Polonia.

Dejé mi trabajo y me fui 8 meses a disfrutar de una de las mejores experiencias de mi vida. Fue en esos 8 meses donde comencé a viajar por Europa. Cada fin de semana, mochila con lo básico y a viajar muy barato. Conocer lugares increíbles, diferentes culturas, alguna que otra palabra en diferentes idiomas, diferentes comidas y sobre todo, personas que aportan, que suman.

Después de esos 8 meses tenía claro que quería seguir disfrutando de nuevas experiencias y lo que eso conlleva, crecer como persona. La siguiente aventura fue Londres. Me fui 5 meses con dos objetivos claros, perfeccionar mi inglés y ahorrar dinero. ¿Ahorrar dinero en Londres? Si, se puede, y mucho, pero os lo contaré más adelante.

Con los objetivos cumplidos me volví para marcharme 99 días a recorrerme el Sudeste Asiático: Vietnam, Camboya, Laos, Tailandia, Malasia y Singapur. Fue mi primer viaje en solitario, y me fui, ni más ni menos, que casi cuatro meses y, precisamente no muy cerca, ¡me fui a Asia!. Fue increíble. Aprendí a disfrutar del silencio, de momentos de soledad, de discernir en conversaciones que aportan y las que no aportan, pero sobre todo, me ayudó a seguir creyendo que en el mundo hay muchas más personas buenas que malas. Hospitalidad, sonrisas, abrazos… No hay cosa que me haga más feliz que ayudar en lo que pueda, pequeños detalles como ayudar con una bolsa pesada, comprar un bocadillo, dar direcciones o consejos de que se puede visitar… pequeños detalles que, sin lugar a duda, me llenan de alegría y paz. Pero ver que hay gente que hace lo mismo es impresionante. Ver cómo me tendían la mano sin conocerme o como me daban un plato de comida sin pedirlo, no tiene precio.

Aun así, otra de las cosas que más me gusta de viajar es regresar a casa, apreciar y disfrutar aún más la belleza de mi ciudad (A Coruña), y disfrutar más intensamente los abrazos reales de mis amigos/as y de mi familia. Eso sí, reconozco, que para un ratito, porque he descubierto que el mundo es demasiado grande como para vivir solamente en un pequeño rincón de él.

Cómo os dije, me apasiona la educación y viajar, por lo que encontré la manera de combinar ambos. Me matriculé en el doctorado de Psicología de la Educación y cada año busco becas privadas que me subvencionan los estudios en el extranjero (También intentaré escribir más acerca de eso). En el año 2018 estuve viviendo en Pittsburgh, Pensilvania, durante 6 meses. Creé un hogar con una gran familia. Me costó mucho irme, pero me he dado cuenta, que me siguen donde quiera que vaya.

A su vez, al estar por esa parte del mundo, decidí aprovechar y me fui 15 días a Cuba y estuve un mes y medio viajando por Costa Rica, Panamá y Colombia. Increíbles países de los que espero contaros más en las siguientes entradas. Ese mismo año, también decidí irme un mes a la India, que también da para contar, pero lo haré en su momento. Y acabé el año, como no podía ser de otra manera, viajando. Fui a Estambul con seis amigos. Reconozco que fue un año de mucho viaje, mucha información y que necesitaba parar para apreciar todo lo vivido.

A pesar de que dije que en el 2019 iba a estar más tranquila, no fue así. Regresé a Pittssburgh todo el mes de febrero. Echaba demasiado de menos a la familia que formé, y volver, me ayudó a entender que ellos siguen ahí pero que aún no hay lugar en el que me quiera quedar por larga temporada. En marzo me aceptaron la beca para ir a estudiar a Georgia (el país). Estuve de Marzo a Junio viviendo allí, no puede ser más verde, más natural, más sencillo y más precioso (habrá entrada próximamente). Me gustó tanto que voy a volver de Septiembre a Diciembre. Y además tuve la oportunidad de viajar por sus dos países vecinos, Armenia y Azerbaiyán.

Como véis, estoy lejos de lo que llaman zona de confort y no me preocupa. Vivo la vida con intensidad, hago lo que me apasiona y lo más importante…AMO LA VIDA QUE VIVO.

Sara
Sara
Soy Sara, amiga de mis amigos, familiar, cariñosa, sonriente, positiva, inquieta y valiente. Me apasiona la educación y viajar, o más bien conocer otras culturas y seguir creciendo como persona. Actualmente estoy realizando mi doctorado, viviendo cada año en un país diferente, y aquí os iré contando los motivos de mis sonrisas :)

3 Comments

  1. Vir dice:

    Me ha encantado la entrada de presentación, estoy deseando leer la siguiente entrada y saber cómo ahorrar en Londres ?
    Buen viaje Sara, sigue disfrutando de la vida y permitiendo a los demás vivir esas experiencias contigo a través de tus post y como no a través de tus sonrisas.
    Un besazo

  2. Maria dice:

    Sara me encanta. Buen viaje y disfruta. Te lo mereces!! Muackss!!

  3. Alejandra dice:

    Mucha suerte Sara en este viaje extraordinario y con culturas tan diferentes a las nuestras Te espero algún día por éstos lugares de America del Sur. No te conozco personalmente pero se nota la buena persona que eres y mi prima lo orgulloza de su hija y me alegro mucho. Te deseo lo mejor. Besos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *